Uncategorized

VIVA EL AMOR EN TODAS SUS FORMAS

¡Feliz San Valentín! ¡Que viva el amor! Con euforia, ternura y  demostraciones de afecto, estas son las frases que más escuchamos hoy 14 de febrero; para algunos esta bien y para otros suena un poco molestoso, y es que de todo hay en la vida; pero lo cierto es que esta fecha todos la podemos vivir más allá de cualquier relación de pareja.

 

Cómo siempre me gusta invitarlos a romper un poco los esquemas que si este día lo convertimos en una celebración del amor en todas sus formas; sin medidas, ni peros; de la forma más feliz y libre.

 

El amor es el mayor y más puro sentimiento del mundo, y es para todos,  no sólo para nuestra pareja sino también, para nuestra familia, nuestras amigas, nuestras mascotas, para la naturaleza; es para  todos y todo lo hermoso que nos rodea cada día.

 

Este día lo debemos celebrar, a lo grande, porque el amor nos permite vivir felices y aún más cuando lo que celebramos es el amor propio, el amor por uno mismo. Por ahí empieza la mejor y más sana forma de amar.

 

Oscar Wilde alguna vez escribió: “amarse a uno mismo es el comienzo de un romance que dura toda la vida”. Y es cierto. La única persona que te va a acompañar durante toda tu existencia y de la que no vas a separarte nunca, eres tú. Debemos enamorarnos en primer lugar de nosotr@s mism@s para poder extender luego ese amor a las demás personas.

 

Te lo he contado en varias ocasiones, y hoy en San Valentín te lo recuerdo: “Nadie puede dar algo que no posee”. Si no nos amamos, sin traba ni peros, no somos capaces de sentir verdadero amor por los demás.

 

Empieza por enamorarte de ti primero. Al amor propio es la clave de la vida feliz; y no es complicado lograrlo, pero si requiere de constancia, auto-respeto y cuidado personal. Ahora te cuento algunas pautas para que te enamores de ti primero:

 

  1. Trátate con el máximo respeto. Si fallamos en algo, no pensemos que somos tontos, sino, simplemente, animémonos a hacerlo mejor la siguiente vez. Es decir, cuando nos dirijamos a nosotros, hagámoslo con el máximo respeto.
  2. Cuida tu cuerpo. El amor es espiritual, cierto, pero como la mente, el espíritu se siente bien en un cuerpo cuidado. Si dedicamos tiempo a cuidarnos, a arreglarnos, a perfumarnos, a todo aquello que nos cuida por fuera, nos sentiremos muy bien por dentro y eso es maravilloso
  3. Ten citas contig@ mism@.Dedícate tiempo. Tiempo a solas. De reflexión. De estar en contacto con tus pensamientos. Vayamos a tomar un café a solas. Un paseo. Un lo que sea, pero lejos del ruido de los demás para escuchar las cosas importantes para ti.
  4. Sorpréndete. Un detalle. Un pequeño regalo. Un capricho. Algo inesperado. Las relaciones se construyen sorprendiendo a la rutina. Y eso es, precisamente, lo que tenemos que hacer: sorprendernos y salir de la rutina del día a día.
  5. ¡Sonríe! ¡Sonríete! Encuentra las partes divertidas de ti, de tu vida, de las situaciones. Busca la felicidad y sonríe, sonríe y sonríe. Porque todos sabemos que si tuviésemos que dibujar la felicidad, lo haríamos con una sonrisa. Y todos sabemos también que una sonrisa sincera y profunda enamora a cualquiera.

 

 

Si no te enamoras de ti mism@ y aprendes a valorarte como la persona especial, única y maravillosa que eres, difícilmente te considerarás alguien merecedor del amor de otros.

 

Amate y ama la vida, a quienes tienes cerca, a todo aquello que te hace feliz y libre… Vive y disfruta el amor en todas sus expresiones y limitaciones…. Que viva el amor en todas sus formas…. Que el amor sea el motor de tu vida.

 

Feliz San Valentín…

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*