Uncategorized

LA INTIMIDAD Y DIVERSION DE VIVIR SOLA

El sueño de las mayoría de mujeres en la actualidad es su independencia, vivir solas, ver su día a día con su propia economía… Y muchas de nosotras lo logramos, pero a base de esfuerzo; no todo en vivir sola es color de rosa y menos una eterna fiesta… Ya saben a mi siempre me gusta ser directa y sincera.

 

Las salidas todo el tiempo, las comidas afuera, las eternas fiestas y el no tener horarios para llegar a casa y menos dar explicaciones también tienen un límite… Aquí comienza a pesar el auto-respeto y el equilibrio de los gastos; ya piensas: pago los servicios básicos o me voy de bomba todo el fin de semana; ahorro o me voy a cenar todas las noches con mis amig@s a los restaurantes de moda.

Vivir sola te brinda la mejor oportunidad de madurar, de aprender a valorar más todo y a tod@s, aprendes a disfrutar de la soledad y descubres nuevos pasatiempos.

Junto a la madurez de la independencia, el tener tu propio depar trae consigo una invaluable intimidad que te da la oportunidad de conocerte cada día más; y lógico que también trae momentos muy divertidos.

Sola, en la privacidad de tu casa ocurren cosas hermosas (y algunas vergonzosas jajajaj) que estoy segura no las hago únicamente yo….

Yo por ejemplo, amo llegar a casa y decir chao al sostén, brasier o sujetador (como lo quieras llamar). Dejemos la vergüenza de lado: ¡esta es la mejor sensación de libertad que puede existir! Cuando vivimos solas no esperamos a hacerlo justo antes de acostarnos, ¡sino nada más llegar a casa! Además, podemos ir desnudas de camino a la ducha o salir de la misma manera del baño para buscar esa prenda de ropa que se nos ha olvidado coger del armario. Ya no es necesario taparnos ni ser pudorosas: ¡nadie nos ve! Y la realidad, es que esta es una de las mejores cosas de la vida.

Y estando en ropa interior si quiero comer algo, lo hago…. Y en casa de mujer que vive sola siempre hay los más deliciosos comodines para los momentos de hambre y pereza: fideos instantáneos, pizza congelada, los canelones precocinados, helados por litros o las sopas de sobre son también algunos de mis platos estrella en esos momentos que no quiero tener más de 5 minutos en la cocina. OJO, esto no quiere decir que lleve una alimentación poco saludable, son simplemente un comodín esencial para aquellos días en los que llegamos tan agotadas a casa que el simple hecho de pensar en cocinar nos produce escalofríos. Me pasa a mi y a ti jajajajaj

Sin duda la parte más, más, más divertida es cuando llega el domingo. Este es el día ícono de la pijama, de no peinarse y relajarse. Dominguear cuando vivimos solas es un clásico infaltable; este día es perfecto para para descansar (o vaguear). ¿Para qué salir a la calle teniendo Netflix en casa, colección de libros y revistas y comida deliciosa para poder ordenar?… Secreto top, este artículo lo escribí un domingo por la tarde, este es el día perfecto para mi para concentrarme, escribir, planificar y meditar.

En la intimidad de mi hogar también disfruto del amor de mi vida: EL CHOCOLATE. Es que cuando vives sola ¿Quién te dice ya no comas más de eso? Es la privacidad perfecta para fortalecer el amor con esta delicia. No tengas vergüenza en confesarlo, porque seguro tú también lo haces…

Y sí ya entramos en plano de confesiones, vivir sola trae otra gran ventaja: Ya no tienes que ocultar a tus ligues de una noche. Esta es una de las mejores ventajas de independizarnos: disponemos de intimidad, privacidad y de una casa siempre disponible en la que no tenemos que pedir permiso ni dar explicaciones a nadie cuando queramos invitar a nuestro nuevo romance.

Grítalo, ¡HOGAR, DULCE HOGAR! Aquí puedes hablar sola (seguro lo haces igual que yo todo el tiempo en casa, cantas mirando al espejo formando un show privado y dejando volar tu imaginación, no haces oficios en días y nadie tiene porque molestarte o recriminar nada, y puedes dejar la puerta del baño abierta todo el tiempo.

Pero sabes que hay muy especial en esta valiosa independencia: valoras más a tu familia, y todo pretexto es valido para llamar a papá, mamá o hermanos. Papi el lavavajillas no funciona, porque se ha fundido el fluorescente del techo, porque no logras colgar recto el cuadro nuevo para el salón; o, mami no recuerdas la cantidad de harina que debe llevar el bizcocho, puedes venir a cocinar conmigo… Cualquier motivo es bueno para llamar a nuestra familia cuando vivimos solas. La independencia nos permite estrechar lazos más fuertes.

Disfruta mientras puedas el vivir sola, tampoco es eterno, pero es una etapa maravillosa.

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*